TU BICI EN BUEN ESTADO

Cada vez somos más los que habitualmente usamos la bicicleta como forma de desplazarnos por la ciudad, como deporte habitual o como forma ocasional de ocio con familia y amigos.

Sea cual sea tu relación con la bicicleta si quieres disfrutar de ella siempre que la uses y, lo que es muy importante, alargar su vida, es necesario tener en cuenta unos sencillos consejos que si eres constante se convertirán en rutina y verás cómo no cuesta tanto mantener tu bici siempre a punto.

Lo imprescindible:

  1. Mantén tu bicicleta siempre limpia. Después de cada salida quita los restos de polvo, arenilla y si llueve, de agua y barro, con un cepillito suave y un trapo húmedo. Guárdala en un lugar libre de humedad para evitar la oxidación.
  2. Una vez limpia engrasa la bici, con un aceite especial y un trapo. Mucho cuidado con que el aceite no entre en contacto ni con las pastillas de freno ni la superficie del pedal.
  3. Las ruedas, básico, antes de salir con la bici comprueba la presión de las ruedas. Es muy importante comprobar que los bujes no tengan holgura, que los cierres estén bien apretados, que los radios estén bien tensados y que la llanta esté bien centrada. Cuidado con las cubiertas, si has pinchado revísalas para quitar los posibles pinchos que puedan quedar y vigila su desgaste o posibles rajas.
  4. Frenos, las manetas deben tener un tacto firme. Si tus frenos son de zapata, comprueba su desgaste, el buen estado de los cables y fundas, y su ajuste. Si tus frenos son de disco, comprueba el desgaste de las pastillas, el buen estado del disco, el sistema hidráulico y su ajuste.
  5. Los cambios, para evitar los molestos “saltos”, comprueba el estado de la cadena, platos y cassette. Mantenlos limpios, libres de polvo y arenilla. Lubrica la cadena, sin excesos.
  6. Comprueba que todos los tornillos estén bien apretados, que no haya holguras, comprueba el manillar, la horquilla, la pinza….

Lo más importante es prestar atención a tus sensaciones sobre la bici y si ves que algo no funciona y no te ves capaz de arreglarlo tú acércate a un taller de bicis a asesorarte.

Otros consejos que también te serán muy útiles:

  • Cuando “aparcamos” la bici y sabemos que en días no la vamos a coger, déjala siempre en el plato y piñón más pequeño, de esta forma conseguiremos que todos los elementos de la transmisión se queden en una posición más “relajada”, con la mínima tensión.
  • Al parar para descansar durante una ruta si no tenemos dónde apoyar nuestra bici, lo mejor es tumbarla en el suelo siempre hacia el lado izquierdo para que la transmisión quede siempre hacia arriba y que el plato, cambio y desviador no entren en contacto directo con el suelo.

Y no lo dudes, el futuro son las bicicletas que nos dan tan buenos momentos.

¡No dejes de pedalear!

A Punto Cycles, S.L

 

Comentarios

Añade un comentario

mood_bad
  • No hay opiniones todavía
  • chat
    Añade un comentario
    keyboard_arrow_up