MIRADAS: FIESTAS DE LA ELIPA

Hasta el año 1965 aprox. las Fiestas de La Elipa se celebraban el 25 de julio, en honor al Apóstol Santiago, a partir de entonces pasaron a la tercera semana de septiembre, cambiando de ubicación hasta acabar donde las conocemos actualmente, Avda. de las Trece Rosas. Unas fiestas que se caracterizan por ser las principales del Distrito, tanto en duración, actividades y conciertos, por ellas han desfilado artistas de gran prestigio; Amaral, José Mercé, Loquillo, Siniestro Total, Lolita, El canto del Loco, Los Toreros Muertos…

Pero si ha habido algo que verdaderamente ha caracterizado las fiestas de La Elipa han sido“Los Concursos de sus Patios”, los vecinos que rondan más de tres décadas lo recordarán con un enorme cariño. Hablamos de los 80, entonces las fiestas del barrio se llevaban a cabo a lo largo de la Avda. Marqués de Corbera, aunque el grueso de las mismas; verbena, conciertos y feria estaba ubicado bajo el puente y hacia la calle Francisco Villaespesa (por aquel entonces cortaban la Avda. al tráfico), época en la que los vecinos de 49 fincas aproximadamente de nuestro barrio convertían sus patios en pistas de circo, réplicas de establecimientos tradicionales o en calles de principio del siglo pasado, siempre de una manera creativa, original y como no, se hacia de forma manual. Esta decoración, se llevaba en secreto para evitar que vecinos de otras fincas les pisaran la idea y con ello el tan deseado primer premio. Tres o cuatro días antes del concurso, los vecinos comenzaban a decorar sus patios.

Cualquier habitación se podía convertir en improvisado taller donde hacer una fuente, una docena de abanicos o las ruedas de un tren antiguo que, pocos días antes de la visita del jurado, verían la luz al instalarse en los patios definitivamente hasta la llegada de los jueces.

El Ayuntamiento daba alrededor de 6.000 pesetas por portal, lo que ahora equivaldría a 36 €, pero como es de esperar, eso no era suficiente para hacer una decoración digna de un patio ganador, había comunidades que se llegaban a gastar hasta 80.000 pesetas (480 €) en decoración solo para poder llegar a quedar de los primeros.

Se podía ver a algunos vecinos retocando las fuentes de Cibeles y Neptuno y la fachada de la ermita de San Isidro hechas en madera, otros terminando de colorear payasos en grandes chapas de madera como parte de una pista de circo. Esta celebración duraba aproximadamente cuatro días, en los que hasta los rollos de papel higiénico se transformaban en elegantes cadenetas de colores.

La Avenida vestida de gala, se convertía en el paseo más agradable del año. Los protagonistas de aquellos patios salían a tu paso para ofrecerte un vaso de sangría fresca, invitándote a contemplar aquel trabajo que con tanto anhelo y complicidad con sus amigos y vecinos habían realizado para el gran día.

Las “Fiestas de La Elipa”, han estado llenas de ilusión y ganas de pasarlo bien por parte de todas las gentes que forman nuestro barrio, y a día de hoy, podemos disfrutar de unas fiestas, que cada año van mejorando poco a poco, y que aunque actualmente no se parezcan tanto a las de antaño, siguen siendo igual de divertidas que las de entonces.

Comentarios

Añade un comentario

mood_bad
  • No hay opiniones todavía
  • chat
    Añade un comentario
    keyboard_arrow_up